Acerca de

Desde el exterior, este establecimiento luce como un sencillo edificio colonial con sus típicas terrazas y sus pesadas puertas de madera. Al entrar al patio central uno se siente transportado en ese instante a La Antigua del siglo XIX. La decoración de interiores combina mobiliario rústico y hermosos objetos antiguos, magníficamente conservados. Azulejos de talavera poblana con detalles en hoja de oro se emplean para enmarcar las puertas. Cada habitación ha sido decorada de manera individual con antigüedades. En el caso de que los huéspedes encuentren algún objeto especialmente atractivo, pueden adquirirlo, ¡aunque se trate de la recámara completa! Esto se debe a que, por generaciones.